A PARTIR DE MAÑANA, TODO

 

A partir de mañana, todo busca articular una reflexión que investigue las posibilidades del individuo de devenir sujeto político. La exposición enfatiza el papel que toma el poder detrás de los flujos de información y los códigos de representatividad, y hace referencia a los diferentes niveles de intensidad de los gestos individuales y las acciones colectivas producidos en distintos contextos geopolíticos e históricos.

El territorio de la cultura digital se ha desplazado de las exploraciones sobre la relación con la interfaz y la interacción tecnológica, al terreno de las apropiaciones políticas y sociales. Si algo caracteriza a los movimientos sociales de los últimos tiempos es el enfrentamiento con un poder que se sustenta sobre una estructura de medios hegemónicos. En respuesta, los movimientos sociales han incorporado el uso y las formas de los medios digitales para su organización: horizontalidad en la circulación de la información y toma de decisiones, enfrentamiento con los sistemas de representación de los medios tradicionales y principios de heterogeneidad y multiplicidad. A través de estos medios de comunicación directos, se conforman contrapesos y alteridades a los mensajes de las grandes cadenas televisivas y consorcios de comunicación, poniendo en duda la legitimidad y veracidad de la interpretación de la realidad que los grandes medios difunden.

Puesto que lo que estos movimientos reconocen como fracturado es al propio sistema que ya no los representa, lo que los impulsa no es asegurar una forma de representación, sino el afecto social, las demandas imposibles, las causas irrefutables y no negociables. Su estallido no se puede prever, éste nunca se anuncia completamente por sus causas; los movimientos parecieran surgir casi de la nada y de orígenes demasiado débiles frente a las consecuencias que detonan.

¿Cómo emerge, entonces, el tiempo de absoluta fuerza del momento, la posibilidad acechante del ahora en donde un reclamo intolerante levanta los ánimos de muchos, y encuentra la posibilidad de la esperanza? El tiempo del estallido social no puede ser el mañana de la promesa de progreso de la modernidad, tampoco el de un pasado que institucionaliza y monumentaliza. Su tiempo es el ahora de la posibilidad, acontece: en donde el futuro deja de ser finalidad, para activar un presente que se sustrae a las causas y consecuencias. Esta experiencia del tiempo como potencia no se reduce a demandas concretas sino a la posibilidad de desear e imaginar un nuevo orden, una nueva ética, una nueva estética, una nueva vida en común, lo posible, todo.

Curaduría y texto por: Alejandra Labastida, Edwin Culp y Mauricio Marcín.

DSC_0629

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s