:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

++++++++++++++++++++++++++++++++

” El artista forma parte del sistema, arranca de algún punto del mismo y, quiéralo o no, opera según ideas y teorías inculcadas o adquiridas. Algo más: la ruptura realizada pudo estar en el aire o ser traída por el sistema, quedando en su haber los alcances de tal ruptura únicamente.

En realidad las obras de los artistas, en su gran mayoría, son meros resultados del sistema, o sea, simples aplicaciones o derivaciones del mismo, así como consecuencias del momento histórico, ya que ellas distan mucho de ser creaciones propiamente dichas; en lugar de producir con creatividad, reproducen. Igual fenómeno se podrá señalar en todos los sistemas de producción cultural; incluso abundan hoy profesionales dedicados a la aplicación de conocimientos científicos y tecnológicos, sin haber nada malo ni aminorante en ello.

El verdadero creador, escaso por naturaleza, es quien transforma el sistema y, a la par, lo continúa. Los otros profesionales, siempre abundantes, sólo sistematizan o, lo que es igual, sólo continúan el sistema. Por todo esto, cabría tomar el sistema de producción por el verdadero sujeto del arte; no sólo de la mayoría de las obras que, en nombre del arte, son producidas, sino también de buena parte de la legítima creación, subvertidora radical del sistema y conmutadora del curso de éste, ya que la creación hállase sustentada por muchos elementos que continúan el sistema.”[1]


[1] ACHA Juan, Arte y Sociedad Latinoamericana, el sistema de producción, Fondo de cultura económica, México DF, 1979, pp. 32-33

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

¿Qué hace que una obra sea política?

” Una respuesta es que todo arte es político, el problema es que la mayor parte es reaccionario, esto es, pasivamente afirmativo de las relaciones de poder en las cuales es producido. […] Yo definiría el arte político como un arte que conscientemente se propone intervenir (y no simplemente reflexionar acerca de) las relaciones de poder, y esto necesariamente implica las relaciones de poder en las cuales existe. Y hay otra condición:  Esta condición debe ser el principio organizador de la obra en todos sus aspectos, no sólo en su forma y en su contenido, sino también en su modo de producción y circulación.”

Entrevista con Andrea Fraser  en artículo de Gregg Bordowitz: “Tactics inside and out”, Artforum (septiembre 2004), p. 215

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s